4.2.09

Ellen

Por inercia, hoy
quise ir a visitarte,
sin pensar que no estás,
que ya es muy tarde.

Tus cenizas reposan
en cualquier parte
y en mi mente las historias
que en vida me contaste.

Siento mi ausencia
en ese instante
que del sueño al infinito
pasaste.

2 comentarios:

Soñadora dijo...

Paqui, que bonita poesia! Es cierto, ya no están, pero habitan en lo profundo de nuestro corazón.
Un beso,

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Paqui...

Bonito homenaje para un ser ausente, que al partir dejó para siempre sus recurdos en tu mente.

Un abrazo.