3.1.09

Me dejaste en la orilla


El balcón de los sueños,
esperanzas dormidas,
me ofreciste tus manos,
se quedaron vacías.

Generosa, mi alma,
hoy quedó rendida
y fluyen los arroyos
de lágrimas vertidas.

Te di mi vida entera,
mi eterna lozanía
y, sin darte cuenta,
me dejaste en la orilla.

2 comentarios:

Paqui dijo...

¡¡que bonito!! No puedo decirte nada más, sabes cómo acertar en todos mis gustos. besos.

CALVARIAN dijo...

Cargada de tristeza. Me encanta. Esos arroyos de lágrimas vertidas...

Mi preferida. De momento.

Sombra profana