31.1.09

Bajo la almohada

No faltaba nunca, bajo la almohada,
algún que otro obsequio
en la madrugada.

Quizás por esas fechas
el pan se quitara
reuniendo reales, pesetas o gordas,
¡pero no fallaba!.

Hoy, en la lejanía,
la he sentido triste
en esta noche mágica.

Encadeno recuerdos
y en cada eslabón,
se quiebra mi alma.

Sueño que estoy cerca
dejando un regalo,
bajo su almohada.

5 comentarios:

Paqui dijo...

¡¡Cuántos recuerdos de aquellas madrugadas!!
Todavía a sus 85 años sigue obsequiando, pero ahora no puede dejarlos bajo la almohada, no sólo somos los seis hijos,con sus respectivas parejas, también 17 nietos 8 biznietos. Para todos hay algún detalle, espero que siga con esas ganas.

MARIO ALONSO dijo...

Qué bello homenaje, Paqui... de estos detalles que, por sentidos y humanos, me llegan a la fibra más sensible. Cuidad mucho a esa señora, seguro que sus ganas se las dais todos a diario, porque, al fin y al cabo... sois su vida.

Un beso.

Paqui dijo...

Mario:
Sólo puedo cuidarla por teléfono después de seis meses sin verla (tambien a mi padre), he podido ir la semana pasada, ellos viven en Málaga y yo en La Nucía, (que tan famosa se ha hecho por los incendios recientes).
Todavía me queda un poquito de "mono"y nostalgia, pero en fin empiezo el lunes a trabajar y volver a la rutina.
Un beso.

Calvarian dijo...

Con lo que me pesa la cabeza, nadie puede dejar nada bajo la almohada...jeje
Al menos has podido ir unos días, y siempre te quedarán los recuerdos.

Besix

Soñadora dijo...

Paqui, gracias por pasear por mi rinconcito! Eso me ha permitido conocer el tuyo para poder así visitarte. Que linda tu poesía ,y el homenaje a tu mami precioso.
Besitos,