29.12.08

Árbol de pimienta

Corazón de niña,
¿cuántas horas pasaste
mirando en la distancia?.

Olvidando deberes,
quizás... demasiados
para tu corta infancia.

Palpitando tu pecho
sin saber qué pasaba
si al verle, temblabas.

Aquél viejo árbol
de pimientas rosadas,
hoy símbolo muerto de mi casa.

Su complicidad callada
en aquellos momentos,
llorosas hojas sin lágrimas.

El tiempo pasó, ya no eres nada,
tan solo un recuerdo
en mi mente enmarañada.

2 comentarios:

CALVARIAN dijo...

No me digas que también os dedicabais en Málaga al cultivo de las especias. Seguramente estoy metiendo la pata por mi ignorancia poética


besix

Lucia dijo...

ese arbol me suena telaa en verdad es el que creo en casa de tita cati