16.7.09

RENI (1ª Parte)

Desde hace años, por mi trabajo, estoy de cara al público, cosa que siempre me gustó. Me atraen las historias personales que, por casualidad, me cuentan (no por puro cotilleo), ya que me llama la atención en una misma situación cómo cada persona puede llegar a afrontar los problemas en su momento. Yo me pregunto: ¿En qué medida nos dirigen, o dirigimos, nuestro destino?
Inés era clienta asidua de mi establecimiento y, poco a poco, creció la confianza entre nosotras; así fue contándome parte de su vida. Fui viviendo la historia con el día a día, me impresionó tanto que me prometí escribir un relato. A mi manera... Así comienza:



Reni, joven de veinte años, acostumbrada a la vida nocturna desde muy niña, residía en una localidad costera donde el turismo alcanza un alto porcentaje de la población.
La noche era para ella (como para gran cantidad de chicas/os de su misma edad) algo mágica y atrevida. Se confundía entre las sombras de las calles estrechas y largas, o con las luces intermitentes de cualquier discoteca. Las primeras veces que acudió a esos lugares, apenas tenía catorce años.
Los guardias de seguridad se le quedaban mirando de arriba abajo sin querer dejarla pasar, pero ella cada vez se las ingeniaba de diferente forma y, al final, entraba.
Antes de salir de casa se aprovisionaba de zapatos altísimos, pintalabios rojo fuerte, un recogido en el pelo que le hacia ser mayor y algo muy importante: unas hombreras que hacían las veces de relleno ya que tenía sus pechos demasiado pequeños.
Inés, su madre antes de salir le decía:
-¿Qué llevas en esa bolsa, Reni?
- Mamá , me llevo el pijama. Sabes que, si se me hace tarde, me quedo en casa de Eva.
- Esta hija mía… -decía mientras movía la cabeza de un lado a otro. Al final optaba por no preocuparse, de todas formas siempre se salía con la suya.
Cada vez se iba haciendo más independiente y adentrándose en un mundo de mayores y, cuando aún no había cumplido los diecisiete años, parecía haber vivido toda una vida. A esa edad había salido con varios chicos, pero nada serio.
A los dieciocho conoció a un joven con el que se veía muy a menudo. A primera vista, parecía que no fuera español (y no es que tuviera importancia, para su madre era una observación): alto, extremadamente delgado, rubio de ojos azules pequeños y visiblemente hundidos, barba muy larga y espesa (con lo que escondía la delgadez de su rostro), manos de finos dedos que, al mirarlas, recuerdan las de un esqueleto.
Reni se iba olvidando de las discotecas y amigas, pero seguía los mismos horarios fuera de casa; sólo la veían en la comida, salía a media tarde, y hasta la madrugada.
Inés por una parte se sentía más tranquila al ver a su hija con una sola persona pero, por otro lado, le preocupaba no saber nada de aquel joven, así que decidió poner manos a la obra e indagar donde fuera preciso.

11 comentarios:

Paqui dijo...

¡¡Hola mi Bluemoon, gracias por ésta sorpresa!!
No pensé que me publicaras esto, ya veremos los comentarios ya que sólo me conocen por los poemas.
Besotes muuuuu fuerte.

mardelibertad dijo...

Me dejaste intrigada esperare la proxima entrega
Besos

Soñadora dijo...

Pues esta historia ya me enganchó! Por supuesto que quiero saber el desenlace, estaré atenta.
Besitos

Gotas de lluvia dijo...

qqe intrigaaa!!
estaree ateentaa a las ssiguientee partee! *-*

BlueMoon dijo...

Hola Paqui!
Jeje, sabía que te sorprenderías. Siento si la foto no cuadra mucho, pero no encontraba ninguna que me gustase.
Un besazo.

HOLA A TODOS!
Espero que tengáis paciencia pues, para no hacer demasiado largas las entradas, voy a cortar el relato en unos cuantos cachitos, jejeje.
Espero que os guste.
Un besote.

sara dijo...

Me has dejado con intriga Paqui. En los poemas eres una crak y en relatos no te quedas atrás.

Esperaré a la próxima edición, porque me ha gustado mucho.

Mil besos

sara

apm dijo...

Ay Blue, por dios no tardes en contunuar con el relato... la intriga, es lo que tiene, que, te deja en ascuas vivas.

Como soy una romántica irremediable, pensaré mientras tanto que el flacucho dedos largos, era un pianista maravilloso que le compuso un temazo como para derretirse....Blue, mira que eres, dejándonos en lo más interesante!

Te mando un besote gordo y sonoro...y a Paqui... Muy buen finde

Paqui dijo...

Mrdelibertad:Lo siento pero mi secretaria particular así lo decidió jajaja. Besos.

Soñadora: Esto es como un serial de la tele. Paciencia. Besos.

Hola ,Gotas de lluvia, ya queda menos para el próximo.Besitos.

Sara, gracias, me alegro que te guste tambien mi prosa, ya me irás contando. Hasta la próxima guapa.

apm, muy bien por pensar que el dedos largos es un pianista, me encanta la música. Un besote

GRACIAS PARA TODOS.

DIAVOLO dijo...

Paqui, Bluemoon... ¡quiero más! Esto tiene que continuar, y pronto... porque no nos podéis dejar así.

Besos enormes a las dos, encantos!

Paqui dijo...

Eso, eso, Diavolo, presiona que yo también lo estoy deseando aunque sepa la historia.
Gracias, un beso Diavolo.

Panchu dijo...

Creo que los relatos tambien se te dan bien,seguro que escriras mas,sigue adelante.Un beso