18.1.09

A Encarni

¡Cuantas veces me paro a pensar,
los deseos de tenerte cerca
y lo lejos que estás!

No se si el destino fue quien
de pequeña nos separó,
de no estar hoy a tu lado,
la culpa la tengo yo.

Vivías con Tita entonces,
aún lo puedo recordar,
lo contenta que yo estaba
si nos ibas a visitar.

Me ayudabas a limpiar:
los platos entre las dos,
donde tu los dejabas... al irte,
no los quería tocar yo.

Sentimientos y recuerdos
dulces de nuestra niñez,
rincón de mi corazón
que jamás olvidaré.

¡Que pena si estando juntas
no sepamos valorar,
cuanto se quiere a una hermana
y cómo la extrañarás!

El tiempo todo lo borra,
a veces dice la gente,
pero es todo mentira
o a mi me lo parece.

Quisiera volver atrás
para que fuera distinto,
me quedaría más cerca
no tan lejos donde vivo.

Si lo pienso de otra forma
también puedo darme cuenta,
que toda persona nace
ya con su destino a cuestas.

Quizás nos cambie la vida,
esa es la esperanza mía,
y algún día recuperemos
esta juventud perdida.

4 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Paqui...

¡Oh!, la juventud perdida y el cariño fraternal, aquellos momentos nunca volverán.

Pero nos quedan los buenos recuerdos para ayudarnos a vivir.

Nostálgico poema y una foto llena de remembranza.

Un abrazo.

La Lelo dijo...

Hola, Paqui...
Me haces recordar a mi tambien viejos tiempos.
Ademas creo que esa imagen de la foto, me es como que muy familiar...yo tambien patee por esos lares.
Me gustan tus añorazas.

Saludos...consuelo.

Lucia dijo...

aqui no tengo mas remedio que escribir algo primero porque me encanta y segundo porque conozco muy bien a la persona a la que se lo dedicas y se con certeza que ella siente exactamente lo mismo

Panchu dijo...

bonitos momentos pasados gracias